Plantón a los uniformes ajustados

Escrito por Sonia Ribó, La Independent Miércoles, 11 de Enero de 2012 20:01

Imprimir

Deportes - Deportes

dianataurasi

 

Se anunciaba y finalmente ha llegado la polémica. Fiba Europa, la división continental del máximo organismo del baloncesto mundial ha impuesto nuevas normas para la ropa de deporte con la que tiene que competir las jugadoras. Unas normas que pasan por una vestimenta más ajustada y más destapada. Una jugadora de peso, como Nadia Taurasi se ha plantado.

 

Taurasi es una jugadora con mucho peso en el baloncesto mundial. Ahora juega al Galatasaray turco pero es todo un referente de este deporte. De talento indiscutible, tiene una media de 20 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias por partido. Cifras que a más de un jugador de la liga española le gustaría tener. Fue elegida en 2004 en la primera posición del draft de la WNBA, la liga norteamericana femenina. La eligieron los Phoenix Mercury, el actual campeón de liga. Además es campeona de Europa con el Spartak de Moscú. Como la liga en Estados Unidos se disputa en verano aprovecha también para jugar en Europa. Y los problemas que no tiene allí los tiene aquí.

Nadia Taurasi se ha plantado. Se niega a jugar con los nuevos modelos que impone la Fiba: más ajustados, que acaben como mínimo 10 centímetros por encima de la rodilla que no tengan más de 2 centímetros de ancho. Obliga a enseñar el hombro y pone punto y final a las camisetas anchas y por fuera del pantalón. Taurasi quiere jugar como siempre lo ha hecho. Ancha y cómoda. Todo un referente dentro de la pista está dispuesta ahora a también serlo fuera.

El incumplimiento de la nueva normativa implica una sanción económica. La multa es de 500 euros la primera vez y se va doblando en cada partido que no se cumple. Si el plantón sigue y teniendo en cuenta que el Galatasaray tiene todos los números para llegar a la final a 8, la fase final de la máxima competición femenina, la multa podría pasar de los cinco - mil euros, según el diario "Ara". Veremos como termina el asunto y si hay que pagar de qué bolsillo sale el dinero: si la de la jugadora o del club.

En todo caso se trata de una protesta de una de las jugadoras más importantes del deporte de la canasta. Pone en duda que los nuevos uniformes respondan a criterios de comodidad más que de estética. Y en todo caso, si realmente responden a criterios de comodidad las jugadoras deberían poder elegir con qué vestimenta juegan más agusto. No deja de ser su herramienta de trabajo y con la que hay que ganar el sueldo. Además, la imposición de la Fiba, sin consulta previa, abre otro reflexión: ¿por qué la reglamentación es para el baloncesto femenino y no por el masculino?

La versión de la federación internacional de baloncesto es unificar uniformes y que todos los equipos sigan unas mismas pautas. Lo que dudan las jugadoras es que ajustar la ropa sea la mejor manera de potenciar el baloncesto femenino porque tampoco está demostrado que mejore el rendimiento. Ya cuando se conoció la noticia la organización de consumidores FACUA no dudaba de tildar la medida de sexista y denunciar que la forma de potenciar el baloncesto femenino no es el morbo de ver jugadoras con ropa más ajustada.

Las jugadoras reclaman poder elegir cómo jugar. Y algunas como Nadia Taurasi así lo han hecho saber. Más allá de la multa económica está la libertad y el negarse a cumplir una regla que considera discriminatoria.

Tags: