En directo y en diferido: 29 años de Mostra

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Cultura - Cine

 

online

 

Cuando llega el mes de junio la Filmoteca se llena de películas dirigidas por mujeres y comienzan las sesiones de la Muestra Internacional de Films de Mujeres.  

 

Los últimos 29 años se ha debido a la iniciativa de Drac Màgic -que este año ha cumplido 50 años- y al  liderazgo entusiasta de las que fueron codirectoras: Marta Selva y Anna Solà y al testigo recogìdo por Marga Almirall y Marta Nieto, las actuales codirectoras y la imprescindible coordinación de Àngels Seix. Desde junio de 1993 ha sido un espacio cultural y de visibilidad del cine de mujeres.

En este año de pandemia la Mostra ha querido recoger en la programación «las relaciones de los cuerpos con los espacios y los mundos que contienen, a partir de varios acercamientos fílmicos, experiencias vitales, frustraciones y deseos». Junio es el mes central pero la muestra se alarga.

El mes de febrero puso en marcha las actividades con el monográfico Margaret Tait -cineasta y poeta- y  La Mostra se mueve. Recuperando filmes, difundiendo y dialogando con los públicos. El estallido de la pandemia hacía reflexionar sobre lo aprendido en casi tres décadas: «Los conocimientos que las feministas y las ecofeministas hace décadas que divulgan suenan hoy con fuerza a mes altavoces que nunca: somos interdependientes, somos ecodependents y la vida es una posibilidad por encima de una certeza ». Asimismo, la reflexión sobre un mundo digitalizado a la fuerza con brechas de desigualdad enormes, con una línea finísima entre el espacios privado y el público y laboral abría las deliberaciones urgentes que apuntaba el ciberfeminismo y que había ido encontrando espacio en la propia Mostra .

El mes de mayo se recuperaron las documentalistas latinoamericanas -en colaboración con Casa América. Se pudo ver los filmes y conversar con directoras como Isabel Bustamante, Mehdi Twolde y María Álvarez, que presentaron producciones recientes de no ficción que hablaban de la memoria, de la pertenencia, de la empatía.

 

 

dorothy

 

 

Y junio se tiñe de Mostra, presencial en la Filmoteca donde termina la programación el 30 de junio pero también encuentra espacio en la plataforma de cine online Filmin -entre el 18 y el 27 de junio-. La tradición nos lleva a la sala de cine, a pesar de las restricciones. Hemos encontrado sesiones infantiles y hemos podido recuperar una de las pioneras: Dorothy Arzner, en diferentes sesiones retrospectivas. Arzner dirigió hace casi 100 años - entre 1927 y 1943-- siendo la única directora del Hollywood de aquellos años. Fue una reconocida montadora y fue la primera mujer en dirigir un filme sonoro. Arzner fue una de las olvidadas hasta que fue recuperada por el feminismo. También se hizo memoria de Cecilia Mangini, considerada la primera mujer documentalista italiana.

La sección más festivalera de la Mostra, la sección panorámica siempre descubre pequeñas joyas que nos cuentan, que explican el entorno y las luchas; los espacios propios y ajenos, la sororidad y la rebeldía. Desfilaron filmes y directoras de Argentina, Irán, Bélgica, Mongolia, Corea del Sur, Portugal, Francia, Suiza, Bulgaria, Finlandia, Brasil y, como no, Catalunya. La globalidad de la creatividad femenina en unos pocos días. Este es el gran esfuerzo que la Mostra hace cada año.

Y esto no acaba, el Proyecto Arxipèlag sigue hasta diciembre y todavía nos reservan los, ya tradicionales, Manifiestos fílmicos Feministas de noviembre o el Conocidas también en casa. La Mostra mantiene la línea de calidad y diversidad, ha crecido y ha construido redes, motivos de más para no perdérsela.

 

 

base

 

online