Diputada Alba Barnusell: nuestro compromiso es romper con la raíz del patriarcado

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Igualdad - Igualdad

Alba Barnusell c1

Diputada Alba Barnusell / Foto: Enrique Dominguez /DIBA

La Independet dialogó con la nueva diputada de Políticas de Igualdad de la Diputación de Barcelona, Alba Barnusell, sobre los nuevos retos y desafíos de este nuevo periodo que inicia al frente de la Diputación.

Alba Barnusell tiene una valiosa trayectoria profesional en el campo de la comunicación y la cultura y en la gestión pública desde el ámbito político en las áreas de Cultura, Comunicación y Planificación Estratégica, en Granollers. Asume por encima de todo su condición de mujer y es consciente de la responsabilidad y, al mismo tiempo, del reto que supone ser diputada de Igualdad en el actual contexto. "Las mujeres, de todas las edades, las jóvenes con mucha fuerza, de todos los pueblos y ciudades, de todo el mundo, individualmente y en el seno de entidades, asociaciones y movimientos sociales cada vez más potentes están reclamando la igualdad real y la eliminación de todo tipo de violencia", señala con firmeza.

Para ella, "el feminismo y la igualdad son, imprescindibles y sin los cuales no existirían el planeta y el mundo con todos sus desafíos y sus aciertos. Significa un compromiso en todos los sentidos, una manera de vivir, de hacer, tanto personal, como desde la responsabilidad que implica representar una institución, ya sea en el Ayuntamiento como la Diputación”.

 

Alba Barnusell c2

Diputada Alba Barnusell / Foto: Enrique Dominguez /DIBA

 

La Igualdad es clave en la Diputación

Alba Barnusell señala que desde la Diputación de Barcelona siempre se ha apostado por poner la igualdad como uno de los ejes principales de las políticas. "Existe una trayectoria de apoyo a 311 municipios de la provincia en esta materia, la cual es muy sólida y podemos decir que cada uno de ellos ha recibido el apoyo para implantar y consolidar proyectos, planes y acciones en esta materia", puntualiza.

Señala que "en este nuevo mandato se continuará trabajando para incrementar los recursos destinados a estas políticas públicas, a fin de que la perspectiva y la transversalidad de género impregne todos los ámbitos, y que los derechos de las mujeres y sus diversidades sean un eje transversal a la hora de diseñar servicios, programas o proyectos”.

"Queremos hacer hincapié en reforzar el apoyo en materia de violencias. Consideramos clave trabajar para que el Espacio Francesca Bonnemaison se convierta en un referente y altavoz de las políticas de Igualdad de la provincia", afirma.

Coherencia con la Agenda 2030 y su objetivo de Igualdad

"Los municipios tenemos un compromiso: un «contrato social global» que es la aplicación de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) en las políticas públicas, a desarrollar de aquí al año 2030. De los diecisiete ODS, hay uno específico, el número 5, que nos debe guiar: «conseguir la igualdad entre géneros y empoderar a las mujeres y las niñas». Y la Diputación de Barcelona, ??como gobierno local de segundo nivel, acompañará a los municipios en la consecución de este objetivo", reflexiona.

«El objetivo principal es garantizar los derechos y el bienestar de las mujeres y las personas LGTBI y dotar de herramientas al territorio para avanzar en la erradicación de las violencias machistas»

Por otra parte, con respecto a las políticas de género, nos cuenta que la Diputación está trabajando en tres ámbitos: igualdad y transversalidad, violencias machistas y políticas LGTBI. "El objetivo principal es garantizar los derechos y el bienestar de las mujeres y las personas LGTBI y dotar de herramientas al territorio para avanzar en la erradicación de las violencias machistas", afirma.

 

Alba Barnusell 6C5

Diputada Alba Barnusell / Foto: Enrique Dominguez /DIBA

 

Retos en la promoción y aplicación de las políticas de género

Hay una conciencia clara que se debe poner a disposición recursos para impulsar las políticas de género. "Tenemos claro que hay que seguir invirtiendo recursos públicos para conseguir que la perspectiva de género impregne todos los ámbitos de las políticas públicas como el urbanismo, la vivienda, los servicios sociales, la cultura, la educación, los deportes, o en cómo se definen los presupuestos anuales de un ayuntamiento", remarca.

En relación al ámbito de las violencias machistas, explica que pondrán todos sus esfuerzos en garantizar, por una parte, una atención a las mujeres (y sus hijos e hijas) que sufren violencias con las máximas garantías y el máximo cuidado, tanto a nivel psicológico, jurídico, como en el acompañamiento en sus procesos de recuperación y emancipación económica y en el mantenimiento de las redes familiares y sociales de apoyo. Y, por otro lado, seguir atacando de raíz, desde los pueblos y ciudades de la provincia, el sistema patriarcal a través de la coeducación, la sensibilización y la denuncia pública de todas las formas de agresión y violencia, de manera coordinada entre los poderes públicos y las entidades.

«Tenemos que seguir atacando de raíz, desde los pueblos y ciudades de la provincia, el sistema patriarcal a través de la coeducación, la sensibilización y la denuncia pública de todas las formas de agresión y violencia, de manera coordinada entre los poderes públicos y las entidades ».

En el ámbito de las políticas LGTBI considera que "hay que avanzar en la normalización de la diversidad en las identidades de género y orientaciones sexuales en todos los ámbitos de la vida de nuestros territorios, y facilitando que esta" normalización "y el disfrute de los derechos también se den en todos los servicios públicos y en todas las acciones y proyectos que se lleven a cabo”. Añade que este reto implica una gran inversión de recursos en formación y capacitación al personal de las administraciones y de las instituciones públicas, así como también una gran atención a la sensibilización ciudadana, trabajando con un enfoque de derechos y de prevención hacia cualquier forma de LGTBIfòbia".

Para conseguir la igualdad real en el mundo local y en la Diputación hay que fortalecer la participación política de las mujeres, explica. "La participación política de las mujeres no se produce todavía en igualdad de condiciones. Es una realidad que vivimos tanto en la política formal e institucional como en las organizaciones de la sociedad civil. Hay un factor estructural, que nos responsabiliza a las mujeres del trabajo de los cuidados y que nos excluye de los ámbitos de toma de decisiones de manera "natural". Pero, también las dinámicas internas en las organizaciones políticas no permiten una participación política y social sostenible. Me refiero a los horarios de las reuniones, a las dinámicas de relación y complicidades, etc. que siguen están construidas bajo un paradigma fuerza machista".

 

Alba Barnusell 5C4

Diputada Alba Barnusell / Foto: Enrique Dominguez /DIBA

 

Acciones para combatir la violencia machista

"En el ámbito de las violencias machistas estamos viviendo un presente con una realidad muy ambivalente. Por un lado, las generaciones más jóvenes están reivindicando y viviendo nuevas formas de relación, de ser y de vivir donde se da una rotura de los estereotipos y los prejuicios. Tenemos también un marco normativo reconocido a escala europea e internacional que empieza a poner el foco en los hombres y su papel clave (ya sea activo y/o pasivo) en la rotura de este sistema de desigualdades y de opresión, entre otros cuestiones. Y, por otro lado, la gravedad de la realidad presente hace que la emergencia de las violencias machistas no haya sido tan evidente: se han producido 5 asesinados en la última semana en el estado, y el número de agresiones sexuales y violaciones conocidos públicamente son muy preocupantes", señala.

Afirma que la Diputación de Barcelona pone a disposición de los entes locales más de un millón de euros anuales para dotarlos de herramientas para el abordaje de las violencias machistas (protocolos de actuación, planes de prevención...), para asesorarlos técnicamente en problemáticas específicas, realizar acciones de sensibilización, u otorgar apoyo financiero para la mejora de los servicios municipales.

Pero, considera que hay que profundizar en el apoyo a los servicios locales y a las profesionales que están en primera línea acompañando las mujeres que sufren violencias, ofreciendo apoyo técnico a profesionales de los diversos ámbitos como servicios sociales, salud, educación, personas mayores, y mejorando las herramientas disponibles para poder identificar las relaciones abusivas y violentas allí donde creemos que no están.

Un Plan de Mandato alineado con la Agenda 2030 y la Plataforma de Acción de Beijing

"Estamos en proceso de elaboración del Plan de Mandato, y coincide en el momento en que estamos a punto de recibir la evaluación del Plan de Igualdad de Género de la corporación", afirma.

Explica que la Diputación hace una apuesta por la corresponsabilidad de todas las áreas de la casa para la igualdad de género; problemáticas como el fin del acoso sexual y de todas las formas de violencia, promover unos pueblos y ciudades que permitan la igualdad en el acceso a derechos como la participación en la vida política y económica, entre otras cuestiones, no pueden depender sólo de las áreas de igualdad. Son una responsabilidad colectiva. Hacemos, por tanto, de la transversalidad de género un eje estratégico de trabajo, cómo nos interpelan, cómo se instalan los ODS, las organizaciones de mujeres, y también a través de la Plataforma de Beijing +25.

Colaboración imprescindible con los municipios para aplicar políticas de género

La Diputación de Barcelona lleva muchos años con un compromiso sostenido de acompañamiento y apoyo a los municipios para impulsar diversidad de políticas, sobre todo las políticas de igualdad. La Diputada Alba Barnusell afirma que "las políticas de género tienen un elemento que otros ámbitos de política local no tienen: su origen dentro de las entidades ciudadanas, y, en concreto, en nuestros municipios provienen de los movimientos de mujeres de los barrios, de las organizaciones profesionales del ámbito de la salud y de servicios sociales, entre otros. Asimismo, la constante generación de conocimiento que se da en el mundo académico es imprescindible para seguir avanzando”.

Además, reflexiona que "desde hace unos años, se nos interpela que el feminismo es diverso y las desigualdades de género son diversas, y esta diversidad, que llamamos interseccionalidad, también hay que implementarla en las políticas públicas".

 

Alba Barnusell 2C6

 Diputada Alba Barnusell / Foto: Enrique Dominguez /DIBA

 

«Si queremos una transformación real y duradera debemos hacer frente común y definir una agenda compartida».

La Diputada considera la colaboración de los diferentes niveles de gobierno es clave para impulsar políticas públicas de género en el mundo local. "Los gobiernos locales, diputaciones, municipios y consejos comarcales, la Generalitat y el Estado; todos a una", puntualiza.

Y también considera que el movimiento feminista es clave en este sentido, y comparte un mensaje para las feministas de Barcelona para sumar acciones colectivas con la ciudadanía a favor de la igualdad y la lucha ante la violencia machista: "Estamos en un momento de gran trascendencia ya la vez de gran responsabilidad. Creo que hay consenso en que la educación es la clave. Si queremos una transformación real y duradera debemos hacer frente común y definir una agenda compartida. Y en esta agenda, la Diputación de Barcelona aporta su capacidad de hacer llegar a muchos territorios y a mucha ciudadanía, los planteamientos, recursos y herramientas a favor de la igualdad y contra las violencias machistas".

Finalmente, en el marco del 25N expresa que es necesario reafirmar el compromiso de acabar con las violencias machistas. "Es una responsabilidad de todos los estamentos de la sociedad, tanto de mujeres como de hombres. Llevamos muchos años de luchas feministas y el 8 de marzo de 2018 se hizo evidente que hay un clamor social en contra de las desigualdades de género. Y las violencias machistas, de las que los feminicidios son la punta más flagrante, es el principal instrumento que tiene el sistema patriarcal para mantener estas desigualdades de género".