A modo de resumen

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Opinión - Opinión: Violencias

Cartel resistencia

EDITORIAL

No hace todavía un mes de cuando La Independent y con motivo del 25 noviembre, Día Internacional contra la violencia de género, nos posicionábamos. Hoy, una vez más, por escrito, como el resto de mujeres que salíamos a la calle, nos pronunciamos para decir BASTA.

 

Basta de esta lacra que nos acosa y basta de que las Leyes existentes no sirvan como freno contra la violencia de género ejercida contra las mujeres.

No se para, no. Parece como si a las puertas de las festividades de Navidad y de Año Nuevo se hubiera acelerado y aumentado esta grave problemática que calificamos como terrorismo machista.

Estos últimos diez, en Manresa, una mujer moría sola y abandonada por voluntad del marido. En Huelva una joven maestra que comenzaba su carrera profesional como maestra moría a manos de un personaje que ya había sido condenado por asesinato de otra mujer. También en Huelva, la acusación por acoso sexual a temporeras marroquíes era archivado por el juez. Los miembros de La manada continúan en libertad...

¿Qué se hace con personajes de estas características para que no vuelvan a delinquir ni representen un peligro para las mujeres? ¿Qué más debemos esperar para que las administraciones públicas, del Estado y Generalitat, pongan en marcha nuevas medidas para proteger a las mujeres y no sólo aquellas que han tenido la valentía de denunciar malos tratos? ¿Qué esperan? ¿Qué hacemos las mujeres?

Pues, queda claro. Desde esta página, os pedimos a todas las mujeres y en especial a las compañeras que ejercen la profesión periodística, que no desfallezcan en la lucha manifestada el pasado 8 de marzo en el intento de conseguir una sociedad libre de violencia de género.

Debemos utilizar todos los medios que tenemos a nuestro alcance: en el trabajo, en la calle y presionando a la clase política, porque son ellos el que tienen la obligación y las herramientas en su mano para acabar con esta ola que ya es insoportable.

La lucha continúa.