Puertas, corazón y mente abiertas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Opinión - Opinión: Religión - Espiritualidad

  

Maribel Nogue

 

OPINIÓN

Este domingo, invitada por algunas personas vinculadas al Centro Islámico de Santa Margarida de Montbui, participé de la Jornada de Puertas Abiertas en la Mezquita que hay en esta localidad.

 

La bienvenida comenzaba ya a la calle con un taller donde Te escribian el nombre en  caligrafía arábiga, y te ofrecían el te con aquellas pastas tan características. Había también un stand donde las mujeres y mucha niños organizaban actividades, como talleres de henna, etc ...

Gente muy cercana

Me encontré gente de todas partes, desde familias que conocía de mi antiguo vecindario en Montbui hasta gente que no conocía de nada, pero que me ofrecían ese trato tan familiar que me hacía sentir como en casa. Había también gente del municipio, como la concejala Coral Vázquez, así como otros amigos y amigas muy cercanas. Me encontré -al mismo tiempo- la Directora del Col·legi García Lorca, Montserrat Oliva y la Directora del IES Montbui Montse Costa. Se reencontraban y saludaban con los padres y madres de sus alumnos respectivos. Se palpaba una mezcla de una misma comunidad. Porque de eso se trataba, ¿verdad ?.

Explicaciones, las que sea necesario

Poco a poco íbamos entrando en el recinto donde tienen la mezquita, y nos mostraron cada espacio levantado a pulso de forma voluntaria por los miembros de este Centro Islámico. El Imam nos explicó cuál era la actividad que se llevaba a cabo, los horarios de los rezos así como las clases de árabe que se dan a los niños preadolescentes. Se ofreció a que le pidiéramos la información que quisiéramos y respondió, abiertamente, a las preguntas formuladas.

Acompañadas todo el rato

El Marouan, uno de los alumnos del centro, nos enseñaba el alfabeto árabe que era en una pizarra del aula donde lo estudian, así como los libros de lengua que había en las estanterías. La Bouchra, que forma parte del col•lectivo Compartimos Ciudadanía, nos hizo de acompañante todo el rato. Su era una actitud cercana desde el primer momento. Se que no podía ser de otra manera. Somos personas y vecinas, algún motivo para no hacerlo ?.

Un encuentro interreligioso?

El presidente del Centro Islámico también se dirigió a los presentes, así como el Alcalde Teo Romero. A su vez hizo un discurso apostando por un encuentro entre el Imam, el rector de la parroquia y el representante de otra confesión religiosa que también hay en el municipio.

Crear vínculos para la convivencia

Yo pienso que, más allá de los encuentros de diálogo interreligioso posibles debe prevalecer la convivencia propia por intereses naturales, es decir, por razones de ir a la misma escuela, razones de vecindad, de ocio o de otros. No se trata de hacer diferencias a causa de la religión que se profesa, sino respetar la que profese cada uno y buscar vínculos de convivencia.

El trascendente intrínseco al ser humano

El sentimiento religioso, o el trascendente del ser humano, va intrínseco con nuestra condición (tal como el agua, que todo el mundo sabe que llevamos). Cada uno tiene sus propios principios que rigen sus vidas. Habrá que tendrán unos principios de naturaleza más confesional, monoteísta o no, y habrá que simplemente tendrán principios humanistas, o incluso se declararán ateos, por ejemplo.

Incompatibilidades manifiestas

Pero estoy segura de que todos estos valores de la gente de bien sólo son incompatibles con el materialismo sin entrañas que predomina en las políticas de quienes tienen el poder mundial y que son "los señores de la guerra"; incompatibles con la usura del poder financiero que no entiende de necesidades humanas a la hora de prestar su servicio basado únicamente en el lucro monetario; incompatibles con el egoísmo de quien practica la explotación de los unos hacia otros para servirse de ella; incompatibles - en definitiva- con el odio de quienes promulgan aquellas ideas excluyentes y sectarias, o manías similares, que son los verdaderos enemigos de la misma humanidad.

Valores compatibles

Al contrario, los principios basados en la bondad y la solidaridad, en el reconocimiento del otro y su aceptación desde el respeto y en clave de diversidad, el de aquellas personas que son partidarias indiscutibles de la Paz y que se esfuerzan por un compromiso de paz entre las personas y los diferentes pueblos del mundo que convivimos en el mismo planeta, son la otra cara y bien compatibles para la convivencia.

Organizaciones misóginas sí, pero la gente?

Si soy consciente de que algunas estructuras de organizaciones religiosas excluyen las mujeres, pero -me pregunto- no lo son la mayoría de estos estamentos o instituciones ?. Podríamos preguntarnos el porqué son tan misóginas, pero deberíamos buscar la explicación en la ancestral influencia del patriarcado en todas las organizaciones sociales, particularmente las religiosas, porque han sido el principal vehículo de transmisión.

Superar juntos las barreras de desigualdad

Pero hoy no toca señalar tal o cual col·lectivo ni censurar comportamientos que -a menudo- están todavía impregnados en el tuétano de la sociedad, sino acercarnos a las personas que tenemos al alcance en la convicción de que -plegats- podremos evolucionar y superar unas barreras que son demasiado comunes entre organizaciones tan nostrades, y nadie tiene la verdadera razón ni ninguna de ellas es superior a la otra. No podemos situarnos al margen de donde está la gente, la buena gente, con sus contradicciones incluidas.

Abrir los corazones y la mente

Es con quien tenemos al alcance con quien debemos abrir no sólo nuestras puertas, sino sobre todo el corazón y la mente, sólo así podremos abrir también nuestras manos y -entrelazarlas- superar juntos y juntos  todas las barreras que nos impidan la convivencia, desde el respeto y la aceptación, verdaderamente enriquecedora, tanto humana como culturalmente.