Monoparentalidad femenina y pobreza

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Violencias - Violencia de Estado

 

Catalunya social 3

La Mesa del Tercer Sector presentó el estudio «Monoparentalidad femenina y pobreza. Género, soledad y conciliación, la raíz del problema» dentro del ciclo Debates Cataluña Social. La Mesa agrupa más de 3.000 entidades sociales en Cataluña.

Isabel Torras, coautora del dossier junto con Andrés Lorenzo, de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social de la URL, fue la encargada de presentar el dossier de trabajo que analiza la situación de las familias monoparentales en Cataluña en varios aspectos: vivienda, trabajo, salud, soledad y red social, migración y repercusión en la vida de los niños.

Se destacó que en Cataluña, el 80% de los hogares monoparentales están encabezadas por una mujer y el 35% de las familias monoparentales catalanas están en riesgo de pobreza. En el Reino de España, este riesgo aumenta hasta más del 50%. Las principales dificultades socioeconómicas son el acceso a la vivienda y el trabajo. 1 de cada 2 familias monoparentales tiene problemas con la vivienda (riesgo de desahucio, impagos o deudas hipotecarias) y el 50% de las mujeres monoparentales están desocupadas o trabajan en la economía sumergida.

 

Catalunya social 2

Una de las mesas de análisis que se presentó (Foto: C.P.)

 

La presidenta de la Mesa del Tercer Sector, Francina Alsina, alertó que "los datos confirman que la pobreza no sólo afecta más a las mujeres, sino que hay una relación directa entre el proceso de empobrecimiento y el género. Ser mujer implica ser más vulnerable ante la pobreza y la exclusión social. Ser mujer y estar sola al frente de la familia aumenta aún más este riesgo. Pero ser mujer, estar sola al frente de la familia y no tener trabajo, una vivienda digna y/o una red de apoyo multiplica este riesgo de ser vulnerable".

Posteriormente se desarrolló un debate con tres expertas de entidades sociales: Sira Vilardell, directora de la Fundación Surt, Maria Bruno, responsable del área social de Fundesplai, y Raquel Carrión, responsable de acción social de Cáritas Diocesana de Girona. En el debate se reclamó el desarrollo con urgencia de políticas de lucha contra la pobreza que sea integrales, transversales, coordinadas con el sector social y que incluyan la perspectiva de género.

Se insistió en la necesidad de disponer de estrategias que tengan en cuenta la totalidad de las dimensiones de la persona-familia (trabajo, formación, vivienda, salud, conciliación, apoyos económicos, sociales y emocional, educación, etc.), que hagan más énfasis en la prevención, que se alejen de la mirada asistencial y que rompan el círculo de la pobreza de madres a hijos e hijas para asegurar que tengan los mismos derechos y oportunidades que el resto de la ciudadanía.

Un punto importante del debate fue la aplicación del decreto de desarrollo parcial de la ley 18/2003 de apoyo a las familias que reconoce la condición de familia monoparental y equipara las familias monoparentales a las familias numerosas. Se evidenció la falta de desarrollo de un decreto que fue pionero en Europa y la necesidad de que se ponga en marcha y se reviertan los recortes.

 

Catalunya social 1

 

Uno de los puntos que más se destacó es el acceso a la educación para acabar con la herencia de la pobreza. A partir del 2009 las familias monoparentales disfrutaron de las mismas condiciones que las familias numerosas en el acceso a los estudios superiores. Este hecho se revirtió el año 2012 con los recortes que hizo el gobierno de la Generalitat y nunca se ha vuelto a recuperar y se evidenció como una necesidad importante, entre otras muchas, que podía ser de fácil aplicación, simplemente tener la voluntad política de llevarlo a cabo.

También se consideró imprescindible el desarrollo real y la aplicación de herramientas ya existentes en la lucha contra la pobreza y la exclusión social para garantizar un correcto funcionamiento a pleno rendimiento, como la Renta Garantizada de Ciudadanía.

La Mesa del Tercer Sector reivindica la necesidad de acelerar el despliegue total de la Renta Garantizada de Ciudadanía para que sea un instrumento realmente eficaz y útil que garantice este derecho social al máximo de personas en situación de vulnerabilidad susceptibles de ser beneficiarias.

 

Más información:

Estudi «Monoparentalitat femenina i pobresa. Gènere, soledat i conciliació, l'arrel del problema»