En Suecia también la homofobia se expresa en lugares públicos

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Identidades de género - Entorno cotidiano

 

beso

Andy Aguilar y Jorge Garcia.

El juez de Berga ha abierto la enésima causa judicial contra el vecino de esta ciudad, de 19 años, que la madrugada del sábado al domingo pasado agredió a una pareja de chicos que se estaban dando un beso ante la discoteca La General.

 

El chico no iba solo porque después de un primer puñetazo en la cara a un grupo de personas se acercaron a los dos chicos, los increparon y los golpearon.

Andy Aguilar, de 28 años y su pareja, Jorge García, de 23, tuvieron que ser atendidos en el Hospital San Bernabé, de Berga de las múltiples lesiones en la cara que recibieron. Los padres de este joven de Berga enviaron una carta a "El Periódico", en diciembre pasado denunciando que su hijo padece un trastorno de conducta grave y no se quiere medicar.

Esta, según sus padres, fue la causa de la agresión y no el hecho de que sea homófobo. "Nos sentimos totalmente abandonados por la administración, dijo su madre. No tiene conciencia de su enfermedad. Los jueces y la policía sólo nos proponen multa o prisión".

"Su lucha es la de mi familia, dice la hermana del agresor los dos chicos gays de Berga. Creemos que cualquier lucha que busque la igualdad y la libertad de cada uno de estimar cómo y quien quiera nos debe implicar a todos ". La hermana del agresor crítica a una sociedad que todavía se mueve por estereotipos propios del sistema heteropatriarcal del que los más perjudicados son, muchas veces los jóvenes.

 

Maria Clara Medina

Maria Clara Medina.

 

La Independent ha podido entrevistar a María Clara Medina, profesora del Departamento de Estudios globales de la Universidad de Gotemburgo, especializada en género y derechos humanos, derechos sexuales y reproductivos y masculinidad que afirma con claridad que "en Suecia como todos los lugares del mundo también se expresa la homofobia ante demostraciones afectivas en espacios público. Pero como la sociedad sueca lleva décadas de políticas de luchas de políticas antidiscriminatorias y contra los estereotipos de la sociedad heteropatriarcal tanto en el discurso como en la práctica es una de las sociedades con mayor aceptación de la diversidad sexual del mundo. Las agresiones a la comunidades LGTBI son objeto de fuertes críticas sociales y críticas en los medios así como sanciones legales".

La profesora Medina dice pero que en toda Europa se observa un retroceso en este sentido y parece que los estereotipos están ganando terreno, sobre todo entre los jóvenes. El ejercicio de ninguna identidades sexual - ni hetero, ni homo, ni trans, ni la bisexual- está regulada por el Estado sueco. Pero las prácticas discriminatorias contra ellas, en cambio, están tipificadas y penalizadas por la ley

"En Suecia, continúa, se está observando un repunte de intolerancia entre la extrema derecha. Son los grupos de esta ideología las que agreden a las parejas que se besan en el espacio público. En Suecia se suelen sentir más provocados por los homosexuales hombres que para las mujeres ".

La profesora Medina observa que a nivel europeo se viven los mismos desafíos de respeto que para todos los derechos humanos. Nombraremos algunos: 1.- La falta de acciones positivas por parte de los Estados en la definición y defensa real para todos y todas sin importante su etnia, edad, identidad sexual o clase social 2.- La falta de educación en prácticas y democráticas de respeto a la diversidad sexual 3.- necesidad de reeducación de los y las comunicadoras sociales responsables de medios de comunicación masiva en la formulación de un discurso democrático respecto a la diversidad, incluyendo la sexual. 4.- la coordinación de legislación y sistemas de jurisprudencia de los diferentes países para que los delitos contra la identidad de género- verbal, física, económica o simbólica- sean detectados, penalizados y castigados con acciones rápidas, efectivas y ejemplificadoras.

En Suecia según dice la profesora María Clara Medina los políticos generalmente no se expresan en este tipo de casos ya que el aparato de defensa de la víctima y castigo al culpable se pone en marcha muy deprisa para garantizar el cumplimiento de la ley.

Los que digan los políticos, aclara, no quita ni pone nada a lo que dice la Constitución y el sistema de ley sueco. Existe un consenso entre los partidos democráticos en respetar, sostener y garantizar los derechos humanos de todos los ciudadanos en igualdad de condiciones sin ningún tipo de distinción. Así que según lo que he podido leer no sería el caso en España a pesar de que se ha avanzado en este terreno.

 

LGTB Suecia

 

La profesora del Departamento de estudios globales de la Universidad sueca de Gotemburgo explica a La Independent que "la organización de la prevención contra este tipo de agresiones es multilateral. Por una parte la responsabilidades activa del Estado sueco tanto en la educación con el respeto a las leyes antidiscriminatorias. Hay un ombudsman sólo para denunciar prácticas discriminatorias.

Por otro lado la sociedad civil está organizada en asociaciones de defensa de los derechos sexuales y reproductivos de toda la comunidad tanto hetereosexuals como LGTBI. Este es el caso de la mundialmente conocida Asociación Sueca para la Educación sexual que fue fundada en 1933. Hoy es la principal organización sueca en el campo de la salud y los derechos sexuales y reproductivos.