Rawan Albash, periodista palestino-siria, refugiada en Barcelona

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Migraciones - Migraciones

  

Rawan Albash

Rawan Albash

 "Llegar a Europa ha sido un schock. No era aquello perfecto que esperábamos" Rawan Albash es una de las pocas personas de origen sirio -ella es siriano palestina-

 

Explica públicamente su realidad como refugiada. Estudió en Damasco. Es periodista y traductora. Hace dos años que llegó a Barcelona y está bastante desencantada del tratamiento que ha recibido en este tiempo.

 ¿Cómo llegaste a Barcelona?

 

En avión. Como la gente normal. Con un visado concedido por la embajada de España en el Líbano. Viajar de Siria en Líbano ahora es muy difícil, casi un sueño.

 

¿Por qué saliste de Siria?

 

Por la guerra. La situación era muy complicada e insegura. Había guerra. No había trabajo. Pensé que si podía viajar fuera de Siria podía empezar una nueva vida y luego llevarme a mi familia. Pero la situación no es como pensé.

 

¿Tu familia sigue allí?

 

Sí, toda mi familia continúa en Damasco, en Siria.

 

¿Cómo es tu situación de refugiada?

 

Soy palestina. Mi padre es palestino y mi madre es de Siria. Soy refugiada de Palestina y Siria. He sido toda mi vida una refugiada en Siria. No puedo tener la nacionalidad de Siria. Las mujeres no pueden pasar la nacionalidad a sus hijos.

 

Ser refugiada aquí no es fácil, es muy complicado. Estaba sola cuando llegué. No conocía nada. Sólo a la amiga que me envió la invitación para que pudiera salir de Siria.

 

¿Te esperabas una Europa diferente de la que te has encontrado?

 

Es como un shock. No es el lugar perfecto que pensábamos todos en Siria. Allí teníamos lo mismo que aquí pero pensábamos que aquí sería diferente, más perfecto, más seguro... No es verdad. Europa no es como pensábamos.

 

¿Qué planes tienes para tu futuro?

 

Cuando quiero trabajar y las empresas me lo piden no sé qué decir. No sé qué planes puedo hacer para el futuro. No tengo ninguna idea de lo que puedo hacer mañana, por ejemplo. Estoy esperando que acabe la guerra. Si se acabara, volvería. Quiero volver ahora, pero no puedo.