Grècia: Las refugiadas mantienen la dignidad a los campamentos

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Migraciones - Migraciones

 

 

 

Anna Palou

Anna Palou, de ‘Stop Mare Mortum’

 

Cada vez son más las acciones que se organizan en las ciudades europeas de rechazo de la política de la Unión respecto a los refugiados. 

 

Los testimonios, estos días, de los activistas que se desplazan sobre todo en Grecia, ponen en evidencia una política tan injusta como faltada de humanidad y respeto por la dignidad de las refugiadas y los refugiados.

 

Una de estas activistas es Anna Palou, miembro de ‘Stop Mare Mortum’, que el viernes 8 de mayo vuelve a Grecia, donde ya estuvo semanas atrás.

 

¿Cuándo fuiste a Grecia por primera vez y porque?

 

Fuimos un grupo de siete personas de 'Stop Mare Mortum' a mediados de enero. Primero fuimos a la isla de Lesbos. Hace un mes fuimos a Idomeni. Ahora volvemos.

 

Las cosas han cambiado mucho desde tu primera estancia en Lesbos e Idomeni? A Lesbos parece que llegan menos refugiados por mar, aunque hay informaciones contradictorias...

 

Continúa llegando gente a pesar de los acuerdos de la Unión Europea. Llega menos. Les ponen más impedimentos para llegar. Sí que hay algunas barcas que son rescatadas por entidades u ongs como 'Proactiva Open Arms’, pero muchas son interceptadas por la OTAN, Frontex o la guardia costera griega. Si las encuentran en aguas turcas las devuelven hacia Turquía. Si lo hacen en aguas griegas, trasladan a las personas hasta la costa griega y al campo de Moria, que antes era un campo de registro y ahora es un campo de detención.

 

¿Qué tenéis previsto hacer en Idomeni?

 

Vamos para continuar viendo cuáles son las entidades que trabajan sobre el terreno, qué cambios se han producido estos últimos meses... Estamos en una situación en la que ni la Unión Europea, ni los estados, ni Grecia saben cómo manejar. Está cambiando constantemente.

 

Vemos que la gente continúa estancada en el campo de Idomeni, que no es un campo sino un asentamiento espontáneo. Es uno de los muchos lugares donde hay personas posibles solicitantes de asilo en toda Grecia. En Grecia hay más de cincuenta mil personas que están esperando para cruzar esta frontera.

 

Por lo tanto, vamos a ver cómo está el trabajo en el terreno, cuáles son las entidades que están trabajando, que varían mucho, y trasladar esta información aquí para continuar haciendo el trabajo de sensibilización, movilización e incidencia política que es nuestra tarea.

 

 

Dones refugiades

 

 

 

¿La problemática de las mujeres refugiadas está invisibilizada en los medios? ¿No se las tiene suficientemente en cuenta?

 

Es verdad que las mujeres, no sólo en la situación actual de las refugiadas en Grecia, son invisibilizadas en los conflictos, a pesar de que tienen un papel muy importante, que normalmente es el de la resistencia y mantener la unidad familiar cuando muchas veces el marido tiene que ir a combatir o es perseguido políticamente. Las mujeres tienen que seguir con la familia y lo hacen con la poca visibilidad que les dan la sociedad y los propios medios.

 

En el asentamiento de Idomeni pasa esto. Esta crisis humanitaria se caracteriza por el traslado en unidades familiares y no tanto en el desplazamiento de una persona y la reunificación familiar posterior, por todos los obstáculos que se ponen a esta reunificación y acentuado por el conflicto de Siria.

 

Las mujeres mantienen la dignidad. No se pueden permitir caer en el alcoholismo, estar depresivas, dejarse ir... Su forma de lucha es arreglar la tienda, que esté impecable, peinarse, maquillarse, lavar la ropa, cuidar de los hijos, hacer la comida como pueden... mantener los mínimos de dignidad. Pero también resisten de forma activa. Cuando hay movilizaciones también salen a cortar las calles y hacen resistencia. Y se quejan cuando les llevan comida en mal estado o les quitan la asistencia sanitaria.

 

En asentamientos como Idomeni hay muchos niños y niñas

 

Las mujeres tienen el papel de mantener la familia. No se puede generalizar, como en todas partes, pero los hombres tienden más a marchar de la tienda, estar por el campo... Nos explicaron casos de alcoholismo, de depresión, que las mujeres no se pueden permitir. Se encargan de los niños tan bien como pueden. Hay familias que pueden tener ocho miembros, con cuatro o cinco hijos. Y ellas están al pie del cañón, sin desfallecer.

 

 

 

Anna Palou 2

 

 

'Stop Mare Mortum' convoca cada semana una protesta en la puerta de la delegación de la Comisión Europea y el Parlamento Europeo en Barcelona para denunciar su política en la crisis de los refugiados. La última propuesta que ha hecho la Comisión es que los países paguen 250.000 euros por cada refugiado que se nieguen a acoger. ¿Qué te parecen estas medidas?

 

Quien toma las decisiones no es tanto la Unión Europea o el Parlamento Europeo, como los jefes de Estado. De hecho, el Parlamento Europeo se ha posicionado varias veces a favor de vías de acceso seguras al territorio. Los jefes de Estado quieren mantener su soberanía y no quieren que nadie por encima se la quite. Se demuestra, una vez más, que la Unión Europea no es una unión política sino económica o de intereses particulares. Creo que estas sanciones no se acabarán aplicando porque los estados no las aceptarán. Amenazarán con no aprobar tratados como el TTIP o poner otras barreras para no pagar las sanciones. Negociarán para que no se apliquen.

 

Los estados preferirían pagar antes que aceptar refugiados. Del mismo modo que ciertos países prefieren pagar a otros países para poder emitir más gases contaminantes a la atmósfera.

 

No son medidas que puedan hacer presión sobre los estados. En definitiva se trata de voluntad política. No debemos caer en el error de mercantilizar los derechos humanos. El derecho al asilo es un derecho reconocido en el artículo 14 de la Carta de los Derechos Humanos. Por tanto, es un derecho que tiene cada persona, un derecho humano que tenemos que garantizar. La persona tiene que acceder a solicitar el asilo. Luego está la trampa, que es que los estados tienen la última palabra para aceptar o no la solicitud de asilo.

 

Siempre tenemos que garantizar que la persona pueda acceder a ese derecho. Ahora se está vulnerando porque la Unión Europea y los estados han decidido que no puede pedir el asilo hasta que no pisa el territorio. Esto quiere decir que hasta que no llegue a España no puede pedir asilo allí. Pero no les ponemos las facilidades para que puedan acceder al asilo desde otros territorios.

 

Se les pone todo tipo de obstáculos

 

Podrían pedir el asilo en embajadas en los países de origen o tránsito. En Siria no puede ser ahora porque está cerrada la embajada española pero se podría hacer en Turquía. Pero se ha suprimido esta posibilidad.

 

Es necesario, pues, seguir protestando cada lunes ante la delegación de la Comisión Europea

 

No hay que desfallecer, claro, con las caceroladas, cada lunes, a las 8 de la tarde. Sobre todo el lunes 9 de mayo, Día de Europa. Es importante estar allí y decir que esta Europa no nos representa.