Clase de respeto hacia las mujeres para imanes en Milán

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Religión - Espiritualidad - Islam

sumaya

Sumaya Abdel Qader

En marzo se inicia en Milán el primer proyecto italiano promovido por la comunidad islámica para defender los derechos de las mujeres en el ámbito familiar.

A través de cursos de formación en "afectividad y paridad entre sexos" dirigidos a jóvenes parejas, pero, sobre todo, a imanes.De hecho, son los imanes son los que conocen más de cerca las situaciones de abuso o discriminaciones que con frecuencia sufren las mujeres musulmanas (llegando en algunos casos hasta matrimonios forzados o, a veces, a la mutilación genital), pero no siempre apoyan a las víctimas, ni orientan a las familias para que cese toda forma de violencia hacia ellas.

La iniciativa ha sido promovida por el CAIM (Coordinamento delle Associazioni Islamiche di Milano e Brianza), la mayor red de asociaciones de la región Lombardía, donde las jóvenes de "segunda generación" de inmigrantes (que en realidad son europeas), cultas y abiertas a las ideas feministas, han hecho escuchar con fuerza su voz.

Su líder es Sumaya Abdel Qader, hija de inmigrantes jordano-palestinos de 37 años, socióloga y madre de tres hijos, bloguera y autora del libro "Porto il velo e adoro i Queen (Llevo el velo y adoro los Queen)", Sonzogno 2008. Para ella el velo es una expresión de identidad religiosa pero cada mujer debería ser libre de llevarlo o no.

 

Interpretación extremista

En cuanto a la violencia sobre la mujer, que no es exclusiva del mundo islámico, afirma que "es necesario promover al respecto una reflexión crítica en la comunidad religiosa, parte de la cual hace una interpretación extremista del Corán, que contradice los principios de tutela de la persona", como explica en la página de Facebook dedicada al proyecto "Aisha".

"Esta interpretación extremista impone una separación agresiva entre hombres y mujeres, obligándolos a vivir en dos mundos paralelos que se encuentran solo en el matrimonio. A esto hay que agregar la frustración vivida en la época post-colonialista, pues la libertad soñada no ha sido realizada y la crisis económica lleva a los hombres a vivir un sentimiento de revancha sobre las mujeres. Afortunadamente los movimientos feministas – afirma - están levantando la voz para pretender una interpretación diferente del Corán y corregir el fuerte desequilibrio entre los sexos".

Después de los hechos de Colonia, es muy importante que las comunidades islámicas tomen iniciativas como esta, subraya también el portavoz de CAIM, Davide Piccardo, al periódico La Repubblica, "para ayudarnos a superar la creencia que estamos cerrados al mundo contemporáneo".

 

sumaya 1

 

 

Sin oposición de líderes

El proyecto "Aisha", además de los cursos dirigidos a jóvenes e imam, prevé también conferencias y cursos sobre la violencia de género, a cargo de mediadores culturales y educadores profesionales, dirigidas a sensibilizar la comunidad en general.

No ha tenido oposición de parte de los líderes islámico, al contrario, Sumaya Abdel Qader espera poder ampliar el proyecto a otras ciudades importantes, como Roma y Turín, y ha recientemente dirigido un llamado a los líderes islámicos europeos para que firmen su compromiso contra la violencia de género, actualmente en espera de respuesta.

En Italia los musulmanes son 1,7 millones, en una población de aproximadamente 60 millones de personas, cuentan con 700 lugares de culto y 6 mezquitas. Los que han obtenido la ciudadanía italiana son 50.000.

Recientemente la Corte Constitucional italiana canceló una ley regional promovida en la Lombardía por el partido derechista de la Liga, que obstaculizaba la construcción de mezquitas.

Más información en:

Progetto Aisha