“El feminismo también interpela a los hombres y nos pide un cambio y una reflexión propia”

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Nuevas Masculinidades - Nuesvas masculinidades

juanjocompaire 1

 

Juanjo Compaire ha sido profesor de historia y es un hombre por la igualdad que se considera feminista. Ha sido uno de los fundadores de Hombres Igualitarios, entidad catalana germana de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género.

 

Actualmente coordina la revista Hombres Igualitarios, de AHIGE, uno de los referentes para este movimiento en los territorios de habla hispana.

 

 

 

juanjocompaire 2

 

 

¿Cómo llegaste a hacerte feminista?

Hay un primer momento en el que no me reconocía como feminista pero que me sentía diferente de la mayoría de compañeros de escuela. No me sentía identificado con lo que se suponía que tenía que ser un hombre. Muchos años después, cuando trabajé como educador entré en un programa de formación en coeducación. Entonces empecé a hacer lecturas feministas que me apasioneron. Fui a un encuentro de hombres por la igualdad que se realizó en 2001 en Jerez y que se llamaba"*Los hombres ante el reto de la igualdad". Allá conocí a Antonio Garcia, fundador de AHIGE y empecé una fase consciente y activista. Me enganché a lecturas feministas que hablaban de hombres. Pienso que la implicación de los hombres no es una cuestión de solidaridad, de quedar bien o, sólo, de apoyo a las mujeres. El feminismo también nos interpela y nos pide un cambio a nosotros como hombres y tenemos que hacer una reflexión propia.

 

¿Cuáles son los objetivos del movimiento y qué puede aportar a la sociedad?

Buscamos una revolución de los valores y de las relaciones lo que implica un cambio muy profundo de la sociedad. Queremos cambiar un modelo de hombres que ha creado una sociedad piramidal y competitiva protagonizada, dirigida y manejada por una serie de hombres que concentran el poder. Son hombres que siguen los dictados del patriarcado y de lo que se supone que tiene que ser un hombre: son egocéntricos, androcéntricos y consideran al resto de personas como cosas que utilizan. Un ejemplo de todo esto es la creciente mercantilización de las relaciones sociales y humanas. Se trata de un sistema que hace sufrir a la mayor parte de la población y especialmente a las mujeres. A partir de valores feministas, que consideramos un nuevo humanismo, queremos cambiar esta situación. Somos un movimiento que queremos una sociedad más humana, más armónica, más horizontal, más cooperativa, más igualitaria y más justa. En definitiva que esté más de acuerdo de los deseos de la mayoría de la población y en la que no haya violencia.

 

¿Cómo está articulado y cómo se difunde el movimiento de hombres por la igualdad?

Tiene tres patas: una de ellas son los grupos de reflexión personal, otra las asociaciones de acción política y social y la última es la búsqueda en masculinidades en disciplinas como por ejemplo la sociología, la psicología, la historia o la antropología. En cuanto a la primera pata estamos en un momento de reflujo. Es difícil crear estos grupos porque los hombres no estamos acostumbrados a hablar de emociones y vivencias personales con otros hombres. El movimiento que tiene un ámbito de actuación sociopolítica, a pesar de que es minoritario entre los hombres, tiene cada vez más eco y va creciendo. Nos coordinamos a partir de redes sociales. Existen diferentes asociaciones en todo el estado más bien pequeñas, aunque la mayor parte de los hombres por la igualdad están organizados a partir de AHIGE que se creó en Málaga. Entre todas estas entidades hemos hecho un par de encuentros estatales en los que hemos aprobado unos puntos programáticos en común como la Declaración de Barcelona de 2011 que coincidió con el Congreso Iberoamericano de Masculinidades y Equidad (CIME) y hace menos a Sant Boi. Es un movimiento muy incipiente y embrionario, pero firme. La vertiente académica es la que, probablemente, esté más desarrollada.

 

¿En que consisten los grupos de reflexión de hombres de los cuales hablabas antes?

Los hombres tenemos dificultad para hablar entre nosotros de lo personal o emocional. Un hombre con otro hombre mantiene socialmente una cierta rivalidad encubierta y siempre hay como una pugna o competencia. El machismo no nos deja mostrarnos vulnerables. En los grupos pretendemos romper esta barrera desde la confidencialidad y la confianza a partir de trabajar el compañerismo, el acompañamiento, la ayuda mutua, la humildad y el reconocimiento de la vulnerabilidad. Lo hacemos explicándonos nuestras vivencias personales. El objetivo es desmontar la construcción social de la masculinidad en la que nos hemos educado. Trabajamos la empatía desde la igualdad porque no queremos dar lecciones a nadie. No hablamos en tercera persona, lo hacemos siempre en primera persona. Esta vertiente del movimiento es muy importante porque los hombres interiorizamos la igualdad a partir del trabajo personal. Por muchas manifestaciones, comunicados, manifiestos o actividades que realicemoslo que tenemos que hacer es cambiar en nuestra vida cotidiana.

En 2001 en Granada y Málaga vi que había grupos de reflexión y me pareció que era un trabajo importantísimo. Intenté tres veces crear uno en Barcelona y a la tercera fue la vencida. Nació a partir de un llamamiento que hice en 2003 en un taller de Luis Bonino en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. Se trata de Sopa de Hombres que todavía existe y en el que participé durante 10 años a pesar de que ahora estoy en otro grupo. A partir del 2005 me afilié a AHIGE porque creí que también era importante la acción sociopolítica.

 

Háblanos de la revista Hombres Igualitarios, de AHIGE: ¿Qué objetivos, contenidos y público tiene?

Nuestra revista digital mensual lleva unos cuántos años en funcionamiento gracias al voluntariado de los socios de AHIGE. Tenemos seis personas a la redacción y hemos conseguido implicar a hombres que no son de nuestra entidad. Es una publicación que pretende recoger el sentir del movimiento y sus debates y quiere difundir nuestro pensamiento y activismo. No es ni pretende ser académica a pesar de que pueda haber algún artículo de este tipo. Los editoriales son debatidos con los socios y publicamos artículos de opinión, agenda de eventos y entrevistas que agrupamos a partir del tema del mes.Hombres Igualitarios sirve para cohesionar el movimiento y generar red entre las entidades de hombres. Ahora mismo contamos con más de 8.000 subscriptores y 53.000 visitas mensuales: nuestro público es de mediana edad y un 60% del mismo son mujeres. En la última época hemos abierto las colaboraciones en países del América Latina y nos gustaría llegar a ser la revista de referencia para los países de habla hispana.