Interpelan a los hombres italianos: "Si no es ahora, ¿cuándo?"

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Empoderamiento y Liderazgo - Movimientos Sociales

bastaItalia

ITALIA:

. Silvio Berlusconi será juzgado en Abril por prostitución de menores y cohecho 

. ¡BASTA! 1.000.000 de mujeres, acompañadas de hombres amigos y cómplices, han salido a las plazas de Italia por la dignidad de las mujeres

El primer ministro italiano se enfrenta a una pena de 15 años de prisión

Silvio Berlusconi visitará otra vez los juzgados el próximo 6 de Abril, en el Tribunal de Milán. Si nada lo impide, Berlusconi tendrá que presentarse a las nueve y media, ya que la juez Cristina di Censo ha dictaminado que el primer ministro tiene que ser procesado por los supuestos delitos de cohecho y prostitución de menores, tal y como solicitavan los fiscales que han instruido el caso Ruby, nombre de la joven marroquí Karima El Maghour.

En su dictamen, la GIP (siglas de Juez para la Investigación Preliminar), ha fijado que la primera audiencia se celebre en la 4ª Secció Penal del Tribunal de Milán, cosa que implica que el colegio que juzgará Berlusconi estará formado por tres mujeres: Carmen D'Elia, Orsola De Cristofaro i Giulia Turri.

 

La resolución de Di Censo confirma plenamente la tesis de los fiscales de que existen pruebas evidentes contra  el magnate y polí tico italiano de 74 años. Berlusconi tiene ahora 15 días hábiles para decidir si prefiere optar a un procedimiento corto, que en caso de condena se le concediría un descuento de un tercio de la pena.

berlusconi

 

 

 

 

El delito de cohecho está penado con un máximo de 12 años de prisión y el delito de prostitución con un máximo de tres años. La máxima pena puede ser de 15 años e interdicción definitiva para ocupar cargos públicos en Italia.


 Manifestaciones en Italia para luchar por la dignidad de la mujeres

El sábado 13 de febrero se realizaron marchas en todas las ciudades de Italia para manifestarse contra la política social y cultural liderada por el primer ministro Silvio Berlusconi. Convocan mujeres de todas las organizaciones sociales, y de muchas políticas, e interpelan a los hombres para que se hagan presentes. Transcribimos el llamamiento por la dignidad de las mujeres ’Si no es ahora, ¿cuándo?’, que puede ser firmado por Internet http://senonoraquando13febbraio2011.wordpress.com/

Si no es ahora ¿cuándo? En Italia, la mayoría de las mujeres trabajan fuera o en casa, crean riqueza, buscan un trabajo (y una de cada dos no lo encuentra), estudian, se sacrifican para consolidarse en la profesión que han elegido, se encargan de las relaciones afectivas y familiares, y del cuidado de hijos, esposos, y padres ancianos.

Muchas de ellas están comprometidas en la vida pública, en todos los partidos, sindicatos, empresas, asociaciones y en el sector del voluntariado para hacer más amigable y rica la sociedad en la que viven.

Tienen estima y respeto por ellas mismas, por la libertad y la dignidad de las mujeres que han logrado ser a través de las aportaciones de muchas generaciones de mujeres, que -hay que recordar en el momento de los 150 años de la unidad de Italia - han construido una nación democrática.

Esta experiencia de vida rica y variada es destrozada por la representación repetida, indecente, en la que aparecen las mujeres como meros objetos de intercambio sexual, que es ofrecida por los periódicos, la televisión y la publicidad. Esto ya no es tolerable.

Una cultura difusa propone a generaciones de jóvenes brillantes obtener sus objetivos y dinero fácil ofreciendo la belleza y la inteligencia al poderoso de turno, y a la vez lo recompensarán con recursos y funciones públicas.

Esta mentalidad, y los comportamientos resultantes, están contaminando la convivencia social y la imagen que debería reflejarse acerca de la conciencia civil, ética y religiosa de la nación. Así, casi sin darnos cuenta, hemos superado los límites de la decencia.

El modelo de relación entre mujeres y hombres, ostentado por una de las más altas autoridades del Estado, tiene una profunda influencia en los estilos de vida y la cultura nacional, legitimando conductas que atentan contra la dignidad de las mujeres y las instituciones.

Que aquellos que quieren permanecer en silencio, apoyando, justificando, y reduciendo este tema a ’asuntos personales’, lo haga asumiendo la pesada responsabilidad que implica, incluso frente a la comunidad internacional. Hacemos un llamamiento a todas las mujeres, sin distinción, para defender el valor de su propia dignidad, de nuestra dignidad, y decimos a los hombres: si no es ahora ¿cuándo? Es el momento de mostrar la amistad hacia las mujeres.