Migra-mercancías: hombres a los CIEs, mujeres a los cuidados

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Migraciones - Migraciones

CIES 2

 

No cambian las duras condiciones de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIEs). La novedad es que en el último año se iniciaron las "expulsiones exprés", en una política migratoria que criminaliza y ve a las personas como mercancías.

Esta política encierra a los hombres y mantiene a las mujeres a cargo de los cuidados, de acuerdo al Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) de España y la organización Tanquem Els CIEs de Barcelona.

Un año más el SJM presentó, hace unos días, un informe que valora la situación en que se encuentran las personas extranjeras que tienen la desdicha de caer en estos centros de internamiento por el hecho de no tener papeles de residencia en regla. Su evaluación para el 2014 es negativa e inclusive preocupante.

Pese a que se trata de entidades estatales, las cifras de los internamientos y de las deportaciones de extranjeros son muy opacas, así también hay dificultades para obtener información y esto marca cualquier informe sobre los CIEs; se conoce que hay una relación aproximada de una mujer detenida por cada 10 hombres y es sobre esta diferencia que La Independent consultó a un representante de Tanquem Els CIEs.

 

IMG-20150429-00011

Durante el acto de presentación del informe.

Ningún avance
En un informe anterior, la organización jesuita había señalado su esperanza de que a partir de una Circular de la Dirección General de la Policía, en junio de 2014, se adopten nuevos criterios para determinar el ingreso de extranjeros en los CIEs; sin embargo, este año, Cristina Manzanedo, del Área Juridica de Pueblos Unidos SJM-España, mostró su decepción de que no se haya hecho ninguna mejora.

El informe de este año fue presentado por Manzanedo y por Margarita García O'Meany, coordinadora del grupo de voluntariado que visita el CIE de Zona Franca en Barcelona, además del periodista Carles Solà, director del programa Tot un món de TV3.

Manzanedo explicó que las condiciones en que estas personas, que no cometieron ningún delito y se encuentran en una situación de régimen carcelario de facto, son inhumanas y peores, en muchos casos, que las de una prisión: no tienen un acceso adecuado a la atención de salud, a veces no tienen ni enfermería, no cuentan con servicios sociales (salvo en Madrid y Barcelona), lo tienen orientación jurídica, a las ONGs les es muy difícil el acceso, no hay posibilidades de queja por temor a represalias y en algunos casos no tienen permitido hacer llamadas telefónicas, entre otros.

La excusa habitual es que faltan recursos; sin embargo, en Madrid está previsto construir otros dos centros de internamiento. En España hay siete CIES: Algeciras, Barcelona, Las Palmas, Madrid, Murcia, Tenerife y Valencia.

Las mujeres
De acuerdo a datos del Defensor del Pueblo, en 2013 hubo 9.002 personas detenidas en los CIEs, de las cuales 529 eran mujeres.

Para Andrés García, abogado miembro de la Comisión Jurídica de Tanquem Els CIEs de Barcelona, esa diferencia entre géneros se da por criterios del mercado laboral y por una visión masculinizada policial que ve al varón como posible delincuente.

La migración, dijo, está relacionada con el mercado laboral, donde los hombres ya no encuentran espacio en la construcción y están en paro, mientras que las mujeres se mantienen en el precario lugar de los cuidados. "Se trata a las personas como mercancías" y actualmente "interesa más deportar a varones", añadió.

Si bien la internación es dura para los varones, para las mujeres que están en esa situación la vida puede ser aún más difícil ya que tienen menos mecanismos de defensa y los tratos vejatorios que pueden sufrir tienen el añadido de ser sexistas o inclusive sexuales, dijo.

En Barcelona el CIE no tiene un espacio para mujeres, lo que muestra la decisión política al respecto, de masculinizar estos espacios, en una lógica policial y en una línea conectora que tiene que ver con el mercado laboral, añadió.

Expulsiones exprés
Manzanedo considera que la situación ha empeorado. "Se están utilizando menos los CIEs, hay menos personas ingresadas, pero no es porque haya menos detenciones, sino porque ahora se hacen las expulsiones exprés" que son formas "más baratas y más rápidas", dijo.

Al extranjero se le detiene en la calle, generalmente basados en criterios racistas, y sin darle posibilidad a la defensa, porque no puede llamar a un abogado al no estar internado en un CIE, es expulsado en avión u otro medio de transporte.

España es uno de los países europeos que realiza más expulsiones de extranjeros, unos 16.000 al año, es decir más de mil personas cada mes y muchas de éstas son "gente que ya estaba en el país desde hace 10 años".

Desde los CIEs se expulsa a aproximadamente el 50% de las personas allí detenidas, es decir que la otra mitad es liberada generalmente luego de más de un mes de detención; sin embargo, el 58% de las expulsiones se realizan sin que estas personas hayan pasado siquiera por los CIEs.

 

CIES 1

Imagen tomada de Tanquem Els CIEs Barcelona

Vecinos
"Son vecinos de años que de la noche a la mañana desaparecen", señaló Manzanedo.

La presentación del informe fue marcada por la intensión evidente de mostrar a quienes están al interior de estos espacios de reclusión como a personas de carne y hueso, con aspiraciones y afectos, con nombres y apellidos, y así fue el tono utilizado por Margarita García a la hora de explicar lo que encuentran desde el trabajo de voluntariado que se realiza desde su entidad.

Explicó que lo que allí encuentran es miedo, angustia, soledad, incertidumbre de no saber qué pasará y consternación por su situación, además de un estado de indefensión absoluta.

Más información en:

Informe