¿Publicidad no sexista? Casi una utopía

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Opinión - Opinión: Medios de Comunicación - TICS

gemmalienas_012

  OPINIÓN

Drac Mágic me invita a participar en el acto de entrega de los premios “Reimagina’t” de spots publicitarios no sexistas realizados por grupos de jóvenes de diferentes centros (*). Me piden que hable sobre el tratamiento de la imagen de mujeres y hombres en los medios. Me encantaría tener un discurso triunfalista y poder decir que las cosas han cambiado. Pero me es imposible porque no es cierto. Los anuncios o las noticias del siglo XXI tienen una estética muy diferente de las de los años cincuenta, pero mantienen una narrativa muy tradicional.

 

Es más, algunos anuncios son ahora francamente más sexistas que los de los años setenta u ochenta; son los que anuncian juguetes de niñas (siempre muy rosas y con musiquillas contagiosas) o juguetes para niños (más coloreados y con música cañera). ¿Alguien imagina por qué una fregona y un cubo pueden ser un buen regalo de Navidad para una niña? Yo preferiría el juego de construcciones o el muñeco aventurero de plástico,  naturalmente.



Cada mañana cuando abro el periódico, cada mediodía cuando pongo el telediario, me siento arrastrada por una emoción negativa: tristeza o enfado mayúsculo según los días. Sólo veo hombres a quienes se pide opinión como director general de no sé qué o como emprendedor o como futbolista o como miembro del consejo de administración de no sé qué empresa... Perdonen, ¿no hay mujeres sobradamente preparadas?, me entran ganas de gritar.

Esto sin contar la acción sibilina que las páginas porno ?tan accesibles ahora con Internet-- tienen sobre la conducta sexual de nuestros chicos. Y lo digo en masculino porque son ellos los que están enganchados. Pero, lamentablemente, son ellas quienes sufren las consecuencias. Con 13 o 14 años se encuentran con la petición de sexo anal o las exigencias del conejo depilado por parte de sus novietes. Es lo que han “aprendido” en las webs de pornografía.

Y me pregunto: si todo ha cambiado tan poco, ¿no será porque al sistema le interesa que continúe tal y como está?

 


(*) Gemma Lienas ha sido la invitada especial en la entrega de los premios (Re)imagina’t, que ha organizado El Observatorio de las Mujeres que lleva Drac Màgic