El nuevo -y viejo- sexismo

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Igualdad - Discriminació

La Acicom denuncia la emisión de un publireportaje sexista en Canal 9 y otros medios de comunicación


princesasPágina web de la franquicia

 

El pasado 10 de enero a las 5 de la tarde, horario de máxima protección, la TVV-Canal 9 emitía un reportaje un tanto insólito dentro del programa Ocúpate destinado a una audiencia juvenil que busca trabajo. Al ver el reportaje, en realidad un reportaje publicitario encubierto, sonaron todas las alarmas en el ánimo de las defensoras y los defensores de la igualdad de mujeres y hombres y de las menores.

 

 

Este vídeo publicitaba unas imágenes ofensivas para las menores y las incitaba, como 'princesas por un día', a cuidar sólo su cuerpo mientras esperaban la llegada del 'príncipe azul'. Todo estaba muy bien estudiado: desde la decoración, los salones como de palacio rosa con muebles clásicos y marcos dorados, hasta el concepto en el que se esgrimían dos excusas perfectas: la intención 'educativa' y el objetivo de ofrecer trabajo. La intención, sin embargo, era claramente falsa y el objetivo muy discutible.

Pronto se averiguó que este reportaje no era ninguna exclusiva, que ya se había emitido en otras televisiones públicas y privadas (TVE, Antena 3, Tele 5, Tele Sur... aunque ignoramos si TV3, TVG o la Televisión Vasca lo han dado) así como en algunas radios y prensa escrita desde hace dos años. ¿Cuál era la empresa responsable del video y a qué estrategia comercial respondía? La empresa, Princeland o Princelandia, es una franquicia que tiene 22 centros en toda España; nació en Andalucía en 2010, se promociona como creadora del primer spa infantil en Europa y que en su página web se puede ver el su ambicioso programa de expansión que, desgraciadamente, se está cumpliendo a la perfección.

 

¿Cómo es posible?
Sabemos que el neoliberalismo patriarcal dispone de recursos humanos y técnicos para ganar cuotas de mercado y, claro está, mucho dinero a costa de lo que sea necesario. En este caso es a costa de esparcir la discriminación sexista y propugnar los estereotipos machistas que ya creíamos superados y olvidados.

¿Cómo es posible que en dos años, con una difusión potente, nadie haya destapado el engaño que se esconde en esta publicidad? ¿De qué sirven tantos organismos y observatorios dedicados a la vigilancia si parece que ninguno de ellos ha actuado de oficio? Y más grave aún: ¿cómo a día de hoy se produce una falta generalizada de coordinación entre los mismos organismos? ¿Y qué decir -o mejor, habrá que denunciarlo- ante la inexistencia del CEMA (Consejo Estatal de Medios Audiovisuales) y del CVA (Consejo Valenciano del Audiovisual)?

Al no obtener respuesta positiva las y los responsables de la Acicom (Asociación Ciudadanía y Comunicación) pasaron a la acción e interpusieron denuncias, por el momento ante una decena de organismos dedicados a defender los derechos cívicos, empezando por el Síndic de Greuges de la Comunidad Valenciana. Por cierto, todo hay que decirlo, a los pocos días de entregada la denuncia el Síndic la admitió, la publicó en primera lugar en su página web y ha pedido la valoración oficial del asunto al Observatorio de la Publicidad no sexista de la Conselleria de Bienestar Social de la Comunidad Valenciana donde, por cierto, la Acicom también había presentado ya la misma denuncia.


¿Y los niños?
¿Qué hay de vocación 'educativa' en Princeland o Princelandia? ¿Qué decir de sus ofertas de trabajo? Las niñas, de 4 a 12 años, son 'educadas' en el culto al cuerpo y la belleza. Ellas y sus amiguitas comparten la fantasía 'rosa' -y sus padres la pagan extasiados- de prepararse para ser mayores consumiendo cremas, yendo a la peluquería, poniéndose vestidos elegantes y ensayando desfiles por pasarelas de moda. Porque parece que ese es el destino que tienen asignado a las niñas.

¿Y los niños? Esto ya es otra cosa. Cuando en el programa de Tele Sur una periodista se atreve a preguntar "¿por qué dejar fuera a los niños? ¿Eso de separar los niños de las niñas está bien? Le contestan las presuntas educadoras: "¿cómo vamos a decirles a los niños que se han de pintar las uñas o los labios? No estaría bien." No falta quien augura que pronto apareceran otro tipo de spa para niños, vestidos de azul, donde se les educará para ser súper-héroes o súper self made man.

¿En qué queda la oferta de más de veinte puestos de trabajo de Princelandia? En poco, porque en las franquicias sabemos que es el propio autónomo quien se la queda, quien se hace cargo de todos los gastos y los riesgos -la inversión- sin cobrar ningún sueldo de la empresa madre franquiciadora. Puede que ofrezcan trabajo -lumpen trabajo- a jóvenes maestras o enfermeras a tiempo parcial.


El papel de los medios de comunicación
Y si nos hacemos la pregunta del millón tampoco encontramos respuestas aceptables: ¿cómo y por qué las radios y las televisiones públicas contribuyen -creemos que gratuitamente- a transmitir los estereotipos de nuestras abuelas y a fomentar y difundir la discriminación en razón del sexo? El derecho a la igualdad está teóricamente garantizado tanto en la Constitución, en los estatutos de autonomía respectivos, en la ley Orgánica 3/2007 de 22 de marzo para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, en las leyes fundacionales de las televisiones autonómicas, como en la Ley de la Publicidad. Entonces, ¿qué pasa?

¿Cómo es posible que se vulneren todas las leyes en vigor con la colaboración de medios de comunicación públicos, comprometidos con la defensa y protección de los menores, y que la empresa responsable mantenga su plan de expansión sin ningún problema? Se debe intentar acabar con la impunidad del que propugna este tipo de atentados contra la dignidad de las mujeres y las menores. Y hay que pedir en estas denuncias que, además de prohibir la emisión de este tipo de reportajes u otros similares, sea penalizada la empresa que lo oferta.

Sabemos que si a las empresas que vulneran las leyes les sale gratis saltarse las normas, lo volverán a hacer y no acabaremos nunca. Desde la Acicom se pide la colaboración a las organizaciones feministas y a las defensoras de las políticas de igualdad para continuar esta lucha que no ha hecho más que empezar. El camino es largo y se debe continuar con tenacidad y contundencia para acabar con este nuevo sexismo que mantiene intacto el concepto del viejo sexismo, y al que se incorpora una fantasía decorativa con excusas de modernidad. Así se explica que muchos hayan dejado engañar.


Más información:

http://www.acicom.org/blog/2013/01/25/nota-de-premsa-acicom-denuncia-la-difusio-de-continguts-sexistes-el-cas-de-princelandia/

http://www.elsindic.com/va/noticies/2013/01/24/el-sindic-admet-a-tramit-una-queixa-sobre-publicitat-sexista-en-un-programa-emes-per-canal-9.html