Una fotógrafa denuncia la censura del Centre Cívic Casa Elizalde a la exposición “Mujeres Palestinas bajo la ocupación israelí"

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Comunicación - TICS - Publicidad - Libertad de Expresión

Más de ochenta organizaciones y cientos de personas de toda Catalunya se han sumado a la campaña por la libertad de expresión y contra la censura en apoyo a la fotógrafa Patrícia Bobillo, autora de la exposición "Mujeres Palestinas bajo la ocupación israelí", que debía exponerse el 20 de febrero al 8 de marzo de 2012 en el Centre Cívic Casa Elizalde de Barcelona. La muestra, que estaba programada desde octubre, fue cancelada el 4 de noviembre, después de que la programadora del centro cambiara el título, suprimiendo su referencia a la ocupación israelí. La fotógrafa denuncia que previamente recibió presiones para sacar una fotografía de la muestra.

Bobillo ha escrito una carta a la dirección de la Casa Elizalde para exigir una rectificación pública por hechos e invita a la ciudadanía a suscribirla individual o colectivamente hasta el 25 de enero.

Fotografia de l'exposició Según Bobillo, la directora de la Casa Elizalde, Miriam Alcaraz, se puso en contacto con ella a finales del pasado diciembre para aclararle que la exposición no había sido aprobada por el consejo rector y que no se trataba de una censura política, y concertaron un encuentro para resolver el asunto. El 12 de enero, Patricia Bobillo Rodríguez se reunió con Alcaraz y le pidió los criterios de programación delcentro cívico, ya que la única explicación que había recibido previamente por la cancelación de su exposición fueron "criterios de programación"a  la muestra y "por motivos ajenos" a la fotógrafa . Bobillo pidió también una rectificación pública por escrito. La directora de la Casa Elizalde le negó ambas peticiones. El 18 de enero, el grupo municipal de Iniciativa Verds-Esquerra Unida i Alternativa hizo una pregunta al gobierno municipal, en el marco de la Comissió de Presidència.i Règim Interior, para saber quién tomó la decisión de retirar la exposición del equipamiento público y con qué motivos.


Censura de una fotografía


A finales de verano, Patricia Bobillo presentó en La Casa Elizalde varias propuestas de exposiciones y el centro cívico optó por una muestra sobre la situación de las mujeres palestinas  Después de que enviara la ficha técnica con las 14 fotografías y 7 dípticos que integraban inicialmente la exposición, tuvo una reunión a mediados de octubre con la programadora Mireia Argemí. Ésta le pidió que descartara de la muestra la fotografia de una mujer llevando una pancarta con la  leyenda "Israel Asesinos" durante una manifestación en Barcelona contra el bombardeo de Gaza en diciembre de 2008, argumentando que la muestra debía visibilizar " todas las facetas de las mujeres palestinas ". Una semana después de hablar con ella por teléfono,  Bobillo accedió, ya que Argemí le había dicho que suprimir la fotografía era condición sine qua non para tirar adelante con la exposición. Sin embargo,  le pidió añadir una nota en la muestra explicando que faltaba una imagen: Argemí se negó, aduciendo que "quitaban la imagen para no generar debate y ello suscitaría todavía más" .

En su primer encuentro, Bobillo y Argemí acordaron también ampliar el número de fotografías y textos de la exposición para adaptarla a las instalaciones de la Casa Elizalde, y Bobillo incluyó en la muestra 5 fotografías más que documentaban acciones de resistencia no violenta ante los ataques militares al pueblo de B'ilin en Cisjordania (Territorios Ocupados Palestinos) y textos sobre la historia de las mujeres palestinas. Argemí aprovó las cinco imágenes.  Pasados unos días,  la programadora pidió a Bobillo que antes de inicios de noviembre le enviara dos fotografías promocionales ytexto para el díptico, así como la confirmación del acuerdo de exposición rellenado y firmado.

Cuando le envió todo el material que habían acordado, la programadora del centro cívico cambió el nombre de la exposición y sacó la referencia a la ocupación militar israelí, asegurando que el título no se adecuaba a lo que habían estado hablando; al insistir Bobillo en el por qué del título, le dijeron que enviara el resto de textos, "pues el centro no era el espacio para hacer reivindicaciones políticas ni posicionarse". Cuando Bobillo pidió una explicación oficial por parte de la Casa Elizalde, le comunicaron por escrito que la cancelaban "por criterios de programación externos" a ella.
La carta pública de apoyo a Patricia Bobillo exige "el compromiso de los centros públicos y de la Casa Elizalde en este caso, para que no vuelvan a excluir trabajos que reivindiquen igualdad de derechos entre las personas y los pueblos". También recuerda que "una entidad pública no puede censurar fotografías, títulos o textos de un trabajo fotoperiodístico para 'no generar debate', pues no es propio de la democracia".


Además, afirma que "el conflicto árabe-israelí afecta a todas las facetas de la vida diaria de las mujeres palestinas; sean médicas, estudiantes, artesanas, políticas, madres o hijas.. dentro y fuera de los Territorios Ocupados Palestinos. No se puede omitir el sufrimiento, pero tampoco la lucha silenciosa y perseverante que han llevado las mujeres a lo largo de todo el desarrollo del plan de ocupación sionista sobre el territorio palestino ". En 2005, en el marco de su campaña internacional No más violencia contra las mujeres, Amnistía Internacional publicó el informe "Conflicto, ocupación y patriarcado: la doble carga que soportan las mujeres", en el que la relatora de la ONU sobre la violencia contra las mujeres afirmó que en Palestina convergen "dos sistemas de dominación: ocupación y patriarcado. Cuando las mujeres se enfrentan al primero, se someten al segundo".