La red ciudadana 'Democrácia en movimiento' impregna propuestas ciudadanas de feminismo, solidaridad y sostenibilidad

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Empoderamiento y Liderazgo - Organizaciones sociales


Mediante un debate no electoral, diferentes personas de la Red, expusieron sus propuestas para una construcción ciudadana de la participación más igualitaria, sostenible y colectiva. El pasado miércoles 9 de Noviembre, se dio la cita en el Club Prensa Canaria de Las Palmas de Gran Canaria.

Canarias
Acudió a la cita la conocida activista feminista Maria Nebot, actualmente promotora de la corriente “Otras voces feministas”. Acudiendo a la memoria histórica realizó un repaso a la contribución que el movimiento feminista ha hecho a las mejoras sociales y a la amplitud de las conciencias en torno a la igualdad.

 

Centró parte de su intervención en recordarnos que la igualdad ante la ley aún no ha implicado una igualdad real ante la vida, ya que en su opinión las mujeres siguen trabajando más en casa aunque se piense y se diga lo contrario. También denunció que seguimos sufriendo pues determinadas limitaciones. Habló del denominado “techo de cristal” que, por ejemplo, continúa creando discriminación laboral y frenando el acceso de las mujeres a puestos de alta responsabilidad y a determinados sectores productivos. Insistió además en la necesidad de avanzar en la ley del aborto (despenalizándolo al fin y consiguiendo su gratuidad), en la urgencia de desarrollar programas de educación afectivo sexual en la población más joven y en articular correctamente los recursos adecuados de atención a la violencia de género. Continuamos con problemas históricos, añadió, como que “los varones aún no se han sumado a las áreas del trabajo de cuidados”. Tras analizar que las leyes creadas para fines de igualdad siguen teniendo grandes carencias y falta de aplicación, concluyó afirmando que “la libertad de las mujeres exige una revolución en la vida y cambios radicales en el sistema económico y productivo”.

Como parte de esta mesa de debate, también pudimos escuchar a la activista y trabajadora social Koldobi Velasco, bien conocida en Canarias por su implicación histórica en el movimiento de objeción de conciencia. Actualmente es miembro de la Red en Defensa de los Servicios Sociales de Canarias. Hizo una clara crítica a la ausencia de democracia en el actual sistema que está favoreciendo el empobrecimiento y la exclusión de un amplio sector de la población más desfavorecida a causa de la economía capitalista de consumo. Añadió que los servicios sociales se han convertido en una herramienta de contención, más que un modo de apoyo a las personas desfavorecidas. Koldovi Velasco no concibe que se esté invirtiendo en una industria armamentística, mientras que se producen drásticos recortes en el sistema sociosanitario. Defendió que este último debe ser impulsado a favor del desarrollo humano y que debemos trabajar en una democracia que sostenga los cuidados como parte del bien colectivo y con criterios de buen vivir. En sus propias palabras: “que podamos disfrutar de la vida con toda la felicidad que conlleva”.

El ingeniero agrícola Luis Sánchez (miembro de la Federación ecologista canaria Ben Magec-Ecologistas en Acción), hizo un llamamiento a conservar nuestro medioambiente, “nuestro espacio vital”. Denunció el grave deterioro que nuestras islas han sufrido en pro del crecimiento turístico y la manera en torno a lo cual hemos visto consolidarse una falsa democracia institucional. En la cual las decisiones de urbanismo y de desarrollo se han tomado desde un reiterado núcleo de poder y de manera autoritaria y oscurantista. Tanto Luis Sánchez, como el posterior ponente Faustino García (arquitecto y urbanista), animaron en la necesidad de construir una democracia ciudadana que logre frenar el desorbitado crecimiento de la construcción y del hormigón en Canarias.

Para finalizar las intervenciones de la mesa, escuchamos a la entusiasta Silvia Jaén, que ha sido una importante activista dentro del movimiento LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) y conocida por su amplia labor social en Canarias como miembro del colectivo Gama. Comenzó animando a la ciudadanía a “ocuparse más de la democracia y a preocuparse menos”, refiriéndose a que debíamos tomar parte activa del cambio de sistema. Con respecto a la lucha LGTB, hizo un recorrido histórico en el cual insistió en que en España pasó hace no tanto, de la clandestinidad a la lucha visible. Se mostró firme en la necesidad de no dar ni un paso atrás en la consecución de los logros laboriosamente obtenidos; tales como haber conseguido acabar con leyes discriminatorias, haber contribuido a la ampliación de la ley del matrimonio a su favor y la creación de la ley de identidad de género para personas transexuales. En su tónica reivindicativa afirmó que “los derechos nos ayudan a rellenar nuestra ética privada, pero que nadie tiene derecho a rellenar las vidas ajenas con su moral”. Esto último lo dirigió a las amenazas por parte de ciertos sectores de atacar los mencionados logros recortando avances legislativos. Concluyó que las mencionadas leyes son realmente necesarias y “tienen solamente el objetivo de aportar felicidad a las personas”, apelando a la necesidad de “dejar de ser individuos y volver a ser pueblo”.

La velada fue calificada por numerosos asistentes como necesaria en estos tiempos en los que el miedo y la crisis han sido instituidos por la sociedad de consumo. Hubo notorias aportaciones a la Red como la importancia de incluir propuestas culturales, creativas y artísticas, para continuar participando de una sociedad que necesita cada vez más del afecto, de la colectividad y menos del miedo.