Lina Ben Mhenim, periodista de radio Kalima: "La identificación religión-estado es una verdadera amenaza a la libertad"

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Comunicación - TICS - Publicidad - Libertad de Expresión

La Independent, primera agencia de noticias con visión de género en Cataluña, continuará esta segunda temporada con el compromiso de dar voz a todas las mujeres del Mediterráneo.


lina

 

Las revueltas árabes son, sin duda, uno de los temas más importantes que marcan esta crisis global del sistema y que cada país la vive a su manera. Por eso en este envío después del 11-S, os presentamos a la boggera tunecina, Lina Ben Mhenni que nos ha hablado en exclusiva para La Independent. Lina es una mujer que lucha contra todo tipo de discriminaciones, y que ha participado, como muchos tunecinos, en el derrocamiento del régimen del ex presidente Ben Alí.



Lina Ben Mhenni tras más de ocho meses de la caída de Ben Alí todavía no se atreve a salir a la calle. Aunque se siente perseguida. Este año, en el que el Ramadán ha caído en el mes de agosto, Ben Mhenni y sus amistades han fumado y bebido alcohol durante el ayuno en los encuentros en casa.


En 2008 nació en Túnez un movimiento social de rechazo a la miseria, al desempleo ya la corrupción. Tunecinos que hacía muchos tiempo que luchaban por la democracia como el periodista, Omar Mestiri, y la escritora y periodista, Sihem Bensedrine, desde Barcelona, o Lina Ben Mhenni, desde Túnez, eran algunos de los protagonistas. Ellos, como muchos otros, fueron duramente reprimidos, como muchos años antes muchos ciudadanos de este país habían sido encarcelados o asesinados por la policía política de Ben Alí.


"Cuando aún Ben Alí gozaba de impunidad-dijo Lina a La Independent- fue cuando decidí iniciar una campaña contra la dictadura en mi blog en Facebook. Las autoridades cerraron mi blog y mi cuenta de Facebook. Al ver las dificultades de encontrar un trabajo aquí me fui a Estados Unidos para seguir estudiando ".

 

lina1

 

Cuando volvió a Túnez un año después comenzó a dar clase de inglés en la Universidad. Esquivó a los espías de Ben Alí que iban a escucharla y decidió continuar su actividad en las redes sociales. "Para mí, sigue, la palabra Libertad era esencial, era mi sueño. Por eso decidí extender ideas y compartir experiencias ". Más de 6000 personas estuvieron siguiendo su blogg durante los días centrales de la revolución y ahora también.


Lina Ben Mhenni ha decidido luchar por lo que se centra en el corazón de los países árabes: la separación de la religión y del estado. Lina dijo a La Independent que "la identificación religión-estado es la verdadera amenaza a la libertad".

 

Las mujeres son muy presentes en las redes sociales. ¿Cuál ha sido el papel de los blogs, Facebook y Twitter en estas revueltas?

 Empezaré a hablar de Túnez. Contrariamente a lo que está pasando en Egipto o en Siria puedo decir que la actividad en Internet ha precedido las manifestaciones organizadas por la oposición tunecina. Aquí las protestas empezaron sobre el terreno e Internet ha acompañado el desarrollo de los acontecimientos.

Esto se ha hecho en dos tiempos: al principio Internet se ha utilizado para difundir la información cuando el gobierno ha impuesto un blackout mediático intentando ocultar lo que pasaba y dando versiones absolutamente engañosas. Después Internet ha jugado un papel clave en la movilización. Algunas manifestaciones han sido organizadas y anunciadas vía Facebook, Twitter y los blogs. En Egipto y en Siria los ciberactivistas inspirados por la revolución tunecina han hecho llamamientos a la manifestación contra los dictadores a través de Internet y después han comenzado el trabajo sobre el terreno.

 

 

Ustedes son vecinos de Libia, un país que aún no ha podido capturar al dictador que les ha robado la libertad durante más de cuarenta años. Pueden ayudar de alguna manera a las mujeres de Libia?

lina3 Las informaciones que nos llegan del país vecino son muy limitadas por lo que no sé mucho que decirle. Sabemos que muchas mujeres han sido violadas y maltratadas por el régimen de Gadafi, como fue el caso de Imen Abid que se presentó ante los medios de comunicación extranjeros para denunciar que los hombres de Gadafi la habían violado.

Estamos pensando en encontrar algún medio eficaz para ayudarles a salir adelante. Estoy en contacto con muchas mujeres de Libia que se han refugiado en Túnez. Son bien educadas y cultivadas. Hay que ayudarlas a continuar su camino para conseguir los mismos derechos que los de los hombres. Pero será difícil.

 

 

¿Cuál ha sido el papel de las mujeres en Túnez y en Egipto estos meses de después de la caída de sendos regímenes dictatoriales?

Las mujeres están teniendo un protagonismo sensacional y trabajan para recuperar un lugar de igualdad en la sociedad. Durante la revolución en estos países su papel ha sido igual que el de los hombres. Han estado en primera fila tanto sobre el terreno como en Internet. Las mujeres se han manifestado y han participado en los enfrentamientos contra estas dictaduras. En los enfrentamientos contra las fuerzas del orden de Ben Alí han sido muy activas.

 

 

Tú eres periodista y haces un programa en radio Kalima, una radio que lucha por la democracia en Túnez desde hace muchos años. El país se ha librado de la dictadura pero no se respeta la libertad de expresión?

Radio Kalima ha jugado un papel muy importante desde hace muchos años en todo el proceso contra la dictadura. Es una radio militante que continúa su camino pese a todas las presiones sobre su equipo que ha ejercido el régimen de Ben Alí.

Las almas de este medio son la periodista y escritora Sihem Bensedrime -escritora refugiada en Cataluña por el PEN catalán el año pasado- y el periodista Omar Mestiri. Es una radio que ha dado informaciones exactas cuando las radios de Túnez ayudaban el régimen de Ben Alí en ocultar la verdad y a transmitir la propaganda del régimen. Cuando yo veo que radio Kalima aún no ha obtenido su frecuencia hertziana y que un Tribunal ha emitido un veredicto ordenando la censura de páginas web pornográficas yo me digo que todavía no se ha aprendido a respetar la libertad de expresión.